Archivo para 30 enero 2010

30
Ene
10

El Oso que No lo Era

Dedico esta ficha bibliográfica a un Oso que, en el fondo, yo sé que si lo es. Esperando le sirva siempre de inspiración para luchar, lograr lo que se proponga y llegar tan lejos como quiera llegar. Recordando siempre quién es y que los cambios deben ser hacia adelante, para bien, porque no podemos huir de lo que realmente somos y eso que somos es lo más valioso que tenemos, por ello no debemos permitir perdernos en medio de trivialidades, de caminos fáciles, de distracciones sin sentido, la vida siempre es más y siempre podemos, todos, ser mejores y lograr todo aquello por lo que luchemos con convicción,  honestidad, agradecimiento, humildad y entrega.

El Oso que No lo Era

El Oso que No lo Era, un grandioso cuento corto dedicado a niños, pero excelente como punto de reflexión para adolescentes y adultos.

El Oso que No lo Era es un relato simpático, algo surrealista y a veces sarcástico sobre la vida de un Oso que, tras un periodo de hibernación sale de su cueva para encontrarse con un ambiente completamente cambiado, donde antes había árboles, flora y fauna, ahora hay trabajadores y máquinas pues durante su sueño invernal una gran industria instaló una fábrica sobre su hogar.

Tras la sorpresa, el Oso se topa con trabajadores, supervisores, gerentes y directores quienes insisten en ponerlo a trabajar mientras el trata, a toda costa, de explicarles que es un Oso, encontrando siempre la misma respuesta: “Usted no es un Oso. Usted es un hombre, tonto, sin afeitar y con un abrigo de pieles”.

Después de un tiempo en que el Oso trabaja como obrero en la fábrica termina convenciéndose de que él no es quien sabe que es, sino lo que los demás dicen que es.

Pero cuando llega el invierno, la fábrica se va y el Oso… no les cuento el final pues espero puedan leerlo.

Para los jóvenes y adultos cuya confianza en sí mismo se ha visto debilitada por reiterados fracasos o por años de repetirse palabras de descondianza, puede ser un punto de inspiración para volver a creer en sí y a partir de ello crecer siempre para ser mejores, nunca para retroceder.

Para los niños es un libro divertido, con buenas ilustraciones, pequeño y fácil de leer o ser leído por sus padres o abuelos y complementar la lectura con actividades sugeridas.

Título original: The Bear that Wasn’t

Título en español: El Oso que No lo Era

Autor: Frank Tashlin

1ª edición: 1946

Editorial: Alfaguara

ISBN (en español): 970-00-0006-0

17
Ene
10

Crepúsculo (la saga), de Stephanie Meyer

La saga de Crepúsculo, conformada por cuatro libros (Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse y Amanecer) de Stephanie Meyer ha sido, gracias a la difusión del cine –donde Crepúsculo y Luna Nueva han llegado a la pantalla grande-, todo un fenómeno socio-cultural entre adolescentes y adultos.

La novela retoma arquetipos clásicos como los vampiros y los hombres lobo, para conjuntarlos con los humanos, dando características similares a los personajes y creando así un relato ligero y entretenido que, estando realmente lejos del tipo gótico que generalmente acompaña las historias de terror, utiliza dichos personajes para tejer una apasionada historia de amor, entre un vampiro –Edward Cullen- y una humano –Bella Swan- y todas la dificultades que deben atravesar en su intento de mezclar ambos mundos.

En esta serie de libros fantasía y realidad se entremezclan generando una atmósfera que más que sanguinaria, en muchas ocasiones resulta mágica; un cuento de hadas adaptado tanto a las peripecias de la modernidad contemporánea como a la atractiva oscuridad del mundo de los vampiros.

Paisajes y personajes son ricamente descritos, notándose en cada uno de los libros no sólo la evolución de los personajes, sino también –junto con ellos- la evolución de la propia escritora.

Es una novela altamente recomendable tanto para adolescentes, quienes serán fácilmente atrapados por el relato y así atraídos a la lectura, como para aquellos adultos que aún tienen resquicios de fantasía e imaginación.

No esperen, eso sí, el modelo típico del vampiro sanguinario que, aunque aparece, no es nunca el personaje principal sino uno muy secundario que dota de intriga y suspenso a la historia.

Stephanie Meyer utiliza también relatos de los indios nativos de Norte América, así como recursos originales para liberar tanto a la figura del hombre lobo como a la del vampiro de los cánones clásicos en donde la luna llena transforma a los primeros involuntariamente, y la luz del sol mata a los segundos sin remedio.

Así, en una escritura clara, donde a veces se repiten temas y recursos – mismo que puede ser comprendido al tomar en cuenta que la idea de la autora fue crear un relato para adolescentes- pero que en todo momento sabe cómo dejar al lector atrapado en el suspenso o en el romance, esperando saber qué ocurre a continuación.

Sin embargo, a mi parecer, el final es algo flojo y, si la autora tiene la voluntad de saber aprovecharlo, daría pié –y debería darlo- a un quinto libro, pero no a la misma historia contada desde el punto de vista de otro de sus personajes principales –como se difundió en Internet que sería la quinta entrega de esta saga titulada “Sol de Media Noche”– sino una continuación abierta que explique cómo habrá de resolverse el conflicto que en medio del “final feliz” queda latente al término del cuarto libro.

Una colección altamente recomendable –tanto en papel, en primer lugar, como en celuloide, en segundo lugar- para adolescentes de 15 años en adelante.

Título original: Twilight

Títulos en español: Crepúsculo, Luna Nueva, Eclipse, Amanecer

Autor: Stephanie Meyer

1ª edición: 2005

ISBN (primer libro): 978-970-770-994-2